04 Ruido procedente de la calle

Muchas viviendas tienen problemas de ruido procedente del tráfico rodado o de diversas actividades que se realizan en la vía pública (desde obras hasta bares y terrazas). Las limitaciones respecto al ruido recibido dentro de la vivienda son las mismas que mencionamos en la segunda entrada de este blog. Es decir, están marcadas por las Administraciones Públicas y es ilegal superarlas. Pero en muchas ocasiones estos valores se ven superados incluso por circunstancias de las que es partícipe la Administración Pública. Al fin y al cabo, las calles y vías públicas son responsabilidad municipal, así como la mayoría de las obras de reparación y conservación.

autopista

Las viviendas situadas en edificios cercanos a autopistas sufren con frecuencia estos problemas. El tráfico constante genera ruidos y vibraciones en los edificios cercanos, haciendo vibrar en los casos mas extremos puertas y ventanas. Este problema puede verse acrecentado por una deficiente conservación de los viales (baches, firme en mal estado, juntas de dilatación deterioradas). Las viviendas situadas en zonas con presencia de bares y vida nocturna tienen a menudo problemas de ruido derivados de la presencia constante de personas en la calle. Los ocupantes de estas viviendas conviven con el ruido incluso a altas horas de la noche, lo que hace más molesto el problema.

En ambos casos, la solución que puede adoptar el propietario de la vivienda es la de actuar protegiendo su vivienda de estos ruidos exteriores. El estado de la carpintería exterior es fundamental en esto. Por lo general, la máxima eficacia en estos reside en el cambio de las carpinterías exteriores de la vivienda, una solución que nunca es barata, pero sin duda será la mas eficaz de cara a reducir la entrada de ruido. Salvo en casos contados, no se valorará insonorizar los propios techos, suelos y paredes, ya que esa actuación responde mas a evitar los ruidos producidos en el propio edificio.

cerrandoventana

doble_cristalLa presencia de vidrios dobles con cámara, actualmente muy conocidos por uno de sus nombres comerciales como es Climalit ( no confundir con los vidrios laminares, que son aquellos que se forman juntando varios vidrios unidos íntimamente sin dejar espacio entre ellos con el fin de mejorar su resistencia y seguridad de uso) correctamente montados reducirá de forma efectiva la entrada del sonido, pero esto no será tan evidente si la carpintería cierra mal, ha sufrido deformaciones, tiene dañados los burletes perimetrales, etc. De cara a evitar la entrada de ruido procedente del exterior, las puertas y ventanas abatibles resultan siempre más estancas que las de tipo corredero.

Articulo de: Eduardo Gámez


Comentarios

04 Ruido procedente de la calle — 2 comentarios

  1. Buenos dias, quisiera saber si con poner una plancha de copopren sobre una ventana “velux” aislaria acusticamente del ruido de la calle…lluvia de demas. Muchas gracias

    • No es la mejor opción, aunque en ciertos casos podría aportar una ligera atenuación del ruido que la lluvia pudiese hacer al caer sobre el vidrio, pero por lo general estas soluciones aportan poco, y vamos a explicar el porqué.
      Daremos por hecho que se trata de una estancia abuhardillada con una ventana Velux, y que nuestra intención es evitar la entrada de ruidos en dicha estancia desde el exterior (si no fuera así, por favor corrígeme).

      Si no se tratara de una vivienda abuhardillada y percibimos entradas de ruido desde el exterior en forma de voces, claxon, ruidos del tráfico, etc, en la mayoría de los casos el problema se encuentra en la ventana. Esto es fácil de percibir aunque no dispongamos de un decibelímetro, ya que cuando nos encontremos cerca de ella notaremos que se escuchan los ruidos con mucha mayor nitidez. Si además somos capaces de percibir alguna corriente de aire con la ventana cerrada, la primera medida que tomaremos en todos los casos será la revisión y sustitución de los burletes perimetrales (ya que son responsables directos de evitar las entradas de ruido y pérdidas de temperatura por las juntas).
      Si en este caso que nos ocupa se trata de un techo inclinado con una Velux, daremos por hecho que dicho techo inclinado es por su otra cara una cubierta inclinada (ya sea acabada en teja, pizarra, paneles o cualquier otro sistema). Dependiendo de las características constructivas de dicha cubierta (y sobre todo, de la existencia de un revestimiento con aislante por la parte interior, como podría ser lana de roca+13mm de pladur) tendremos dentro de la estancia un nivel de insonorización u otro a través de toda la superficie de la cubierta (y ese nivel afectará a que oigamos los ruidos aéreos exteriores, pero mas aún los de impacto directo como sería el repiqueteo de la lluvia o granizo sobre la cubierta o la ventana).

      Suponiendo que la cubierta inclinada estuviera correctamente construida, y que dentro de la estancia se hubiera acondicionado correctamente con aislamiento el techo inclinado (la cantidad necesaria de aislamiento siempre va en función de la tipología y materiales de nuestra cubierta), si comprobamos que el ruido es de mayor intensidad cerca de la ventana, podríamos ya identificarla como responsable casi única de ese ruido. Por eso actuar directamente sobre las ventanas sin haber valorado antes todos los factores no garantiza un buen resultado.

      Las ventanas Velux, por su inclinación, son sensibles al golpeo de lluvia y granizo. Ese es uno de los motivos por los que hay que ser cuidadoso con la elección de los elementos como el vidrio (que siempre intentaremos buscar dentro de las gamas con mayor aislamiento acústico), los elementos opcionales (las persianas están destinadas a la protección solar, y generalmente no atenúan el efecto sonoro de la lluvia) y por supuesto con el montaje (que si no se hace correctamente generará puentes acústicos con la estructura del tejado inclinado).

      La solución que propones (colocar una plancha de Copopren en la parte interior de la ventana) podría mitigar ligeramente el ruido del repiqueteo de lluvia, siempre que fueras capaz de crearte una especie de bastidor rígido con el Copopren montado, del tamaño del hueco, que pudieras poner y quitar sin dejar apenas holguras por los lados (si la plancha no ocupa el 100% del hueco, apenas se notará su colocación). Es sin duda una solución “de guerra” para casos en los que la ventana sea la única entrada de ruido.
      Desaconsejamos por supuesto pegar el Copopren sobre la cara interior del vidrio (lo destrozaríamos y apenas conseguiríamos nada) y mucho menos sobre la exterior (ya que como mínimo crearíamos un problema de retención de agua y humedades).

      Esperamos haberte podido ayudar un poco con este tema, si no, no dudes en insistirnos. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *